Misión carrito militar

Mientras el CNE sugiere un convenio de aceptacion de resultados electorales, la oposición entera se pregunta si las fuerzas armadas venezolanas aceptarían una derrota de Chávez. Estamos hablando del grupo de Venezolanos que más se ha beneficiado de la supuesta revolución bolivariana.

Generales, almirantes, tenientes, abordan cientos de cargos públicos, controlan las aduanas y puertos, las instituciones financieras estatales, el contrabando y pare de contar. Sin embargo, no todos llegan a las posiciones donde se manejan los grandes negocios y como todos tienen los mismos dereCHos electorales es importante que muy de acuerdo al socialismo, los beneficios abarquen mayor personal. Por eso la entrega de 200 carros patrocinada por el propio Henry Rangel Silva.

Pero bueno, 200 carros o 3,000 que Rangel Silva desea entregar el mes de Agosto son cifras irrisorias comparadas a los  356,000 integrantes de la FAN.  Como con las misiones, el gobierno aplica su efectiva estrategia comunical para hacer alarde de un beneficio que le llega a un grupo mínimo y selecto de militares.

En este caso, el mensaje va claramente a los integrantes de las fuerzas armadas: “apóyenme y quizás reciban un carrito y quién sabe, quizás un registro o una aduana en el futuro”.

Por su parte, el señor Rangel debe estar bien angustiado para apoyar tales actos de proselitismo político. Pero bueno, nada que uno no esperaría de este sujeto.

La mercofregada

Toda la información apunta a que la entrada de Venezuela en Mercosur fue influenciada por una serie de intereses políticos y económicos que tienen los países miembros sobre la nación petrolera. De lo contrario, que los llevaría a violar normas y convenios que el bloque constituyó como esenciales para la admisión de nuevos miembros?

Ni comentar por supuesto la polémica que la tempestiva entrada de Venezuela ha causado. Todo un evento “a la latino-americana”, el cual ha sido material de escarnio y hasta de burla para múltiples analistas políticos internacionales.

Aparte de petróleo, no es secreto que Venezuela no exporta ningún bien en cantidades substanciales y su capacidad de hacerlo está sufriendo el peor momento de su historia. Las políticas izquierdistas del país, la falta de un sistema judicial serio, las expropiaciones de empresas; son causantes que Venezuela no tenga nada que aportar al comercio externo aparte del petróleo que ya de por si exporta a Uruguay y Argentina bajo convenios muy beneficiosos para esos países.

Claro, hay Venezolanos ingenuos que piensan que eso puede cambiar gracias a la adherencia del país al bloque. Piensan que el país tendrá que flexibilizar el control de cambio y que Chávez tendrá que cancelar las expropiaciones. Hay otros que aseguran que ahora Venezuela tendrá que permanecer en la CIDH.

Pero siendo realista, estos cambios -positivos sin duda alguna- no van a ocurrir. Primero antes que nada, es dudoso que países miembros tengan la voluntad ni la cara para exigir medidas a Venezuela. Un ser humano racional no se compromete con alguien sin antes estar seguro con quién se está casando.

Segundo, el modelo económico de Chávez siempre ha dependido del petróleo y únicamente de éste. Chávez nunca ha demostrado ningún interés -más que de la tapa de la boca pa´ fuera – en que Venezuela produzca otros bienes para exportar ni en otorgarle condiciones idóneas al sector productivo para que sea más competitivo.

Por el otro lado, es importante analizar que pretende sacar el presidente Chávez del Mercosur. Aparte de inflarse de ego y alimentar sus ínfulas de líder continental, pareciera que pudiese tener motivos concretos -por no decir maquiavélicos- principalmente un aumento en la importación de alimentos baratos hacia Venezuela. Nada que beneficie a la industria Venezolana pero si a la popularidad del presidente como líder supuestamente  humanitario.
Y he aquí donde está la relación ganar-ganar entre Mercosur y Chávez.  Argentina, Brasil y Uruguay inundarán al mercado Venezolano de bienes producidos en sus países mientras que Venezuela, perdón, Chávez ganará votos.